martes, 16 de septiembre de 2008

FAIRY PARA LA CABEZA

Esta mañana estaba mi madre escuchando la radio y he pasado en un momento en que hablaban de ese gran invento que es la asignatura de "Educación para la ciudadanía". Casi me atraganto al decir esas palabras...

En mi opinión, esta asignatura es algo con muy buenas intenciones (o quizá no, depende de cuánto busquemos) pero muy mal hecho. Me parece que gran parte los contenidos de esta materia deben enseñarse, pero no así. Con esta asignatura pretenden crear un modelo de persona que "encaje" perfectamente en el sistema que hay establecido actualmente. Se fundamenta mucho en respetar los "valores democráticos y constitucionales" de nuestra sociedad. Modelar ciudadanos, vamos...

Por lo que he estado leyendo sobre esta fantasmada (es mi opinión personal, claro), creo que la asginatura de "Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos" es una inyrtferencia por parte de la clase política en la educación y formación como persona de cada individuo. Por decirlo más claramente: una asignatura desarrollada por un sistema político que enseña cómo ser buenos dentro de ese sistema. Creo que es un lavado de cerebro y un atentando contra la libertad ideológica e incluso de personalidad de cada uno. Moldea las opiniones, reforma el carácter...

El problema de la falta de civismo (no ciudadanía) no recae en lo que se enseña o deja de enseñar en los colegios e institutos solamente, porque son sitios donde se deben aprender matemáticas, idiomas y una serie de habilidades intelectuales. El resto de la formación deben darla otras personas que sean simplemente eso: personas; si esa formación se institucionaliza y se crea un modelo, ese modelo dejará de ser válido para muchos.

A ser persona te enseña otra persona igual, no un empelado de alguien.

Pero en realidad no quería hablar de este aspecto de la asignatura. Lo que quería tratar era el hecho de que, al menos en la Comunidad Valenciana, se va a impartir esa materia en inglés para mejorar el nivel. Esta idea la representa el señor Alejandro Font de Mora, Consejero de Educación. Así que nos encontramos, según lo veo, con un par de problemas: por una parte, de los profesores y, por la otra, de los alumnos.

En cuanto a los profesores, los encargados de impartir esta materia son los de filosofía o geografía e historia. No sé si lo de "filosofía" incluirá a todo ese colectivo que formamos los de "letras", pero incluso daría igual. Si el profesor no se ha formado específicamente en impartir clases en nglés, le va a ser complicado dar una con el nivel que ello requiere. Los profesores, por la experiencia que tengo como alumno y por relacionarme con ese sector, no tienen muchos ánimos ni capacidades para dar toda una asignatura en inglés.

Pero en el caso de que no hubiese ningún problema con la parte docente, los alumnos de hoy en día tienen un nivel pésimo de inglés (muy triste, más bien). Y lo digo con todo el conocimiento de causa. ¿Cómo vas a poner a un niño de la edad que sea a escuchar a un profesor que dice cosas como democracy, cultural plurality y un buen montón más de palabras que le entran por un oído y le salen por el otro, si ese niño no sabe decir en inglés nada más que cuáles son sus pasatiempos, la edad que tiene, cómo se llama y dar cuatro indicaciones básicas?

En ese momento, lo que se hace es tirar de lo que deberían ser colegas míos, de intérpretes. Pero claro, eso no sale barato precisamente, así que habría que coger a los profesores de inglés del centro y que "traduzcan".

Así que un ejemplo de clase de esta asignatura sería algo así como un niño ignorando a un profesor que dice unas cosas aburridas de narices y, acto seguido, girar la cabeza hacia otro que dice lo mismo pero en un idioma raro.

Yo entiendo que sea así, porque se descarga a los profesores de inglés de programas y esfuerzos para mejorar el nivel de inglés de los estudiantes, porque el tiempo que dedicarían a esas tareas estará empleado en educar a ciudadanos modelo. Modelo sí, pero ¿qué tipo de modelo? Y si los españoles sabíamos poco inglés, en general, hasta ahora...

A mí me parece que todo en este asunto de la educación para la ciudadanía está mal enfocado. En la escuela nos enseñan a ser máquinas, a aceptar el estándar que nos venden como la mejor forma de vivir, a pensar que si no se te da bien estudiar o memorizar en el colegio, lo mejor que puedes hacer es irte a la obra o aprender cualquier oficio, como si eso fuese una deshonra y como si no pudieses hacer nada más. En lugar de tener a personas que se fijen en el potencial de cada uno, que vean que si no es capaz de comprender el funcionamiento de las matemáticas, quizá coja un instrumento y reproduzca de forma natural y muy fuel una melodía que ha escuchado, en lugar de esas personas, tenemos a otras que si no te adaptas, te apartan; quieran o no.

En la escuela nos fomentan unos valores muy prácticos, pero dejan de lado otros aspectos importantísimos como el desarrollo de la personalidad propia e individual que convierte a cada uno en alguien único. Sea cual sea el talento de un niño, si no se atiene a las convenciones, no vale y debería buscarse la vida lo antes posible. Si no consigues superar las pruebas marcadas por la escuela para ser una persona estándar, igual que el resto de tus compañeros, como recién salidos de la cadena de montaje, eres defectuoso y la sociedad tendrá que intentar ponerte en tu lugar o deshecharte.

Y la asignatura de "Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos" me parece una pantomima política de mucho cuidado. Nos enseña a vivir de acuerdo con los valores de la democracia, de cómo funciona nuestro estado (es importante fijarse en que sea educación para la "ciudadanía", para formar ciudadanos). Eso es entrar en unterreno que no les compete.

En la escuela me enseñarán a desarrollar mis habilidades intelectuales (eso deberían hacer, vamos...), pero mi forma de ser, mi carácter, la manera en que me desenvuelvo socialmente, que es lo que al final viene a querer ser, eso es solamente asunto mío y de las personas que comparten mi vida. Para enseñarnos qué es un estado de derecho, qué una democracia y cómo funcionan los sistemas políticos está la asignatura de Ética, que yo elegí.

Si pretenden traspasar esos límites, yo creo que lo que van a intentar hacer, como resultado de una machada para que veamos que se preocupan por nuestro futuro, es una especie de escuela de educación a favor del sistema.

Por lo que he experimentado últimamente, el sistema no es algo de lo que te debas fiar del todo; como mucho, un cincuenta por cien. Hay que vivir teniendo presente que el sistema ayuda a muchas cosas, como debe ser, pero también hay que tener en cuenta que ése mismo sistema es el causante de muchas injusticias, comportamientos de carácter dudoso y, sobre todo, que el sistema tiene un lado oscuro y de hermetismo tremendo, porque si no eres "digno" del sistema, de que se porte bien contigo, te machacará.

Espero que la asignatura esta no intente acallar pensamientos como ese, aunque supongo que sí. Y repito: la opinión de que esta asignatura es una fantasmada que nos hace retroceder un poco en el tiempo es muy personal; quien quiera puede disentir.

Pero, eso sí, el sistema que nos organiza es bueno y hay que adoctrinar, perdón... enseñar a la gente para que sepa vivir en él.
Publicar un comentario