miércoles, 10 de septiembre de 2008

EN EL SAVINAR

Esta tarde me apetecía mucho ir al campo o a lamontaña a hacer algunas fotos, pero ha salido un día un poco nublado y me parece que no va a poder ser. Aunque, de todas formas, muchas veces lo de llevarme la cámara no es más que una excusa para sentarme un rato en una piedra y no oir más que pájaros y el viento entre los árboles. Así no hace falta el yoga.

Supongo que de todas formas me iré un rato, porque ya llevo un par de días pensándolo, pero de todas formas os dejo un par de fotos que saqué el otro día con Patri, de la misma sesión que las últimas dos (la del cielo y el árbol y las montañas como pintadas), tomadas en el Savinar, aquí en San Vicente. No sé qué obsesión tengo con los cielos, pero es que a veces son tan interesantes...


Esta última es la del árbol que os decía, pero sin trocear y arreglar como la de la entrada anterior.

Publicar un comentario