jueves, 26 de julio de 2012

NI PRÍNCIPES, NI PRINCESAS

"Ya no quedan princesas, y príncipes encantadores... Todos han desaparecido convertidos en el ligero humo de un recuerdo. No existen ya palabras de colores ni sonrisas de sinceridad, todas perdidas en el arte de la caza, en el velo de un suspiro al terminar.  Lejos queda cualquier mirada sincera o aquellas sonrisas que ya no encuentro. Todo se pierde, desvanecido entre calles de ciudades nocturnas, vigilantes del deseo al amparo de la oscuridad.

La vida del color que tanto vibraba ha perdido la dirección y se ha disuelto en un rojo pulsante que no permite pensar. Palpitar ya no es importante cuando el pecho puede más y la mente desconecta, confundida por esa realidad sin sueño, por tanta falsa caricia. Y, del rojo, otra vez al blanco y negro de la realidad de cada día, a buscar el carmín que tiñe la noche.

Ahora que cazar es ya deporte y no fruto de la pura existencia, la gente va de caza sin siquiera mirar la presa. Las princesas olvidan lo importante, lo sagrado, lo único que merece la pena realmente, y se dejan atrapar. Ya no hay princesas, y príncipes...

Empiezo a dudar de los colores de este mundo tan ansioso, tan para uno, tan inhumano. Me refugiaré en este que llevo dentro para que me de los tonos más vivos, más vibrantes; y la luz de esos colores pintará todo lo que veo. Seguiré escribiendo mil cuentos para esas princesas que no existen, por mucho que quieran, para nunca podérselos contar."
Publicar un comentario