domingo, 6 de julio de 2008

VAMOS DE FIESTA

Un toro es capaz de notar una mosca que se le pare en el lomo, por eso las espantan con el rabo. A mí, esa afirmación, me parece bastante indiscutbile porque se puede incluso comprobar. Si eso es así, un toro debe notar una banderilla cuando se la clavan. El sufrimiento debe de ser temendo.

Por esas razones, que no me vengan con historias de que el toro no sufre al ser toreado. Pero, ¿en qué piensan? Hay gente que defiende la mal llamada "fiesta nacional" argumentando que el animal no sufre en el ruedo. Eso es imposible si no paran de clavarle las banderillas esas (que tienen un diseño muy prácitco, pues al arrancarse desgarran piel y músculo) y acercarse un señor a caballo que le clava una lanza desde lo alto.

No, supongo que no sufrirá. No creo que esté nervioso ni dolorido de antes de entrar; es más, me parece que el toro sale ahí con capcidad suficiente para matar a todos los hombres de la plaza, deshacerse de los caballos y echar la plaza abajo si es necesario. ¡Venga, va, que no somos idiotas!

Esa gente comete asesinatos. Es muy grave matar a un hombre y tiene penas muy grandes, pero cuando se mata a un animal, las repercusiones son una miseria, porque el que mata a un animal corta una vida igualmente sin derecho alguno.

Este festejo detestable no más que un anacronismo hoy en día, una barbaridad desde que lo concibieron. No obedece a ninguna razón eso de matar a un animal encerrándolo y acosándolo hasta ser derribado y muerto. Tampoco hay ningun sentido en tirar cabras desde campanarios ni hacer las barbaridades que se cometen contra los animales con la excusa de la fiesta. Menudas fiestas, esas en que se tiene que matar para divertirse.

En fin... Esta noche han hecho el programa "Salvados..." con el tema d elos toros. No lo he visto, que después de muchos años ya me pone nervioso ver los "argumentos" de esta gente.
Publicar un comentario