miércoles, 23 de julio de 2008

BARCELONA CON MIS OJOS

Pues, como de costumbre, a Barcelona me fui cargado de cámara. De hecho, me llevé dos: la reflex y una compacta, por si acaso. Nada más llegar, descubrí que la compacta no tenía casi batería. Eso me pasa por no comprobar las cosas...

Pero bueno, tampoco hubo mucho problema y, el primer día, como no sabía que hacer hasta que Paula saliese de trabajar, me entretuve con la gata de su compañero de piso, Quim, que me hizo de modelo un ratito. Le había hecho fotos a bichos raros, pero no a un gato todavía. Esta es Nia:


Y esta es "la Paula" en la iglesia de Santa María del Mar (la famosa "Catedral del Mar", del libro). En un ambiente oscuro, como era el caso, y sin flash, me tuve que apañar como pude.

Y más cosas de la iglesia. Esta foto, que me gusta por el aire oscuro que le ha quedado, es de una lámpara o de una vidriera, que cada uno elija. Me recuerda a alguna foto de los libretos de los discos de Opeth, ¿no?

Cambio de ambiente. Como dije, me gusta cocinar y, por lo tanto, los mercados. Y claro, estar en Barcelona implica que, obligatoriamente, tenía que hacer una visita al mercado de la Boqueria. Más que la gran variedad de productos, casi, me impresionó la vida que tiene el mercado: todo estaba abarrotado y a todas horas:

Y para acabar, de momento, una vista panorámica de lo que se veía desde lo alto del Parc Güell. No tenía trípode ni nada, así que hice las fotos a pulso y las he acoplado como he sabido con el Photoshop, que no estoy muy puesto en esto de hacer montajes ya, pero creo que ha quedado decente.

Para los que piensen que la ciudad es muy grande: sigue más por la izquierda, pero había árboles y no hice las fotografías. Por ejemplo, no se ve la torre Akhbar, ese supositorio azul enorme. No pude ver esta torre de noche, pero hubiese sido precioso. Para la próxima habrá algo más que ver.
Bueno, pues conforme vaya clasificando fotos, veré si os enseño algunas más.
Publicar un comentario