sábado, 5 de julio de 2008

BAJANDO REVOLUCIONES

Con los horarios que tengo ahora, la verdad es que a veces me es complicado poder ver las noticias en la tele y, como no tengo costumbre ni me gusta demasiado leer el periódico, pues ando un poco mareado y desorientado en actualidad. Pero bueno, uno tiene su interés y al final acabo buscando en internet, aunque la realidad no dé para mucho y no sea nada agradable.

Estaba leyendo ahora noticias sobre la situación económica tan difícil que estamos pasando, cuya peor parte espera el Gobierno que se dé a finales de año. También decían que esta situación no se iba a dar en España porque estábamos preparados. Que cada uno crea lo que quiera, como siempre.

Ahora, eso sí: no quiero oir a nadie hablando de "crisis". En este país somos tan chulos que no tenemos crisis, tenemos "desaceleraciones transitorias". Que la cosa se pone grave, pues "desaceleración transitoria, ahora más intensa". Pero crisis, ni una.

Otra cosa que no nos va nada es esa fea costumbre de hacer trasvases. Por favor, ¡qué palabra tan ordinaria! Suena como a a campo, como a agricultura, como a palabra basta y sucia. Por suerte hay gente que nos enseña cómo transformar estas palabras feas en otras mucho más agradables al oído humano (y al humano opositor, en concreto) y que despiertan sentimientos mucho menos desbocados: "captación puntual, temporal, desmontable y reversible de agua".

¡Ay... qué bonita es la realidad cuando lo dice alguien que sabe de lo que habla!

Pero, por si acaso esa gente se quedase sin ideas para maquillarnos de fiesta el día a día, propongo que les hagamos una captación puntual e irreversible de vergüenza torera, porque parece que al menos en eso, en vergüenza, están sufriendo una desaceleración permanente cada día más intensa.
Publicar un comentario