jueves, 24 de julio de 2008

2:00 AM

En una entrada ya dije que a veces lo mejor es no hacer planes y que pase lo que tenga que pasar cuando sales. Y, ¿qué es lo que pasa si vas a cenar a casa de una a miga y se os olvida hacer la cena? Pues que uno se tiene que poner a cocinar a las dos de la mañana.

Espero que no molestásemos con el ruido, que intentamos hacer muy poquito, pero es que hay platos que, los muy desgraciados, se caen a propósito para fastidiar.

En fin, que las cosas cuando vienen solas es cuando mejores son, sólo hay que cogerlas y aprovechar el momento. Ayer, concretamente, Tony, Soraya y yo nos aprovechamos un buen plato de macarrones cada uno y una jarra de sangría.

Pues eso, a aprovechar...

P.D.: Esa foto está hecha con el iPhone de Tony, que es un ordenador en la palma de la mano, prácticamente... Quiero uno.
Publicar un comentario