miércoles, 20 de agosto de 2008

JJOO MADE IN CHINA

Estos Juegos Olímpicos son peculiares. No es que haya pruebas que no se habían visto antes, que hayan cambiado las normas o cosas así, ¡qué va! Lo "impresionante" aquí es el comportamiento del país anfitrión. Desde que anunciaron que los juegos iban a realizarse en China, a mí no me ha cuadrado mucho la idea. Es decir, que se le va a conceder esta celebración a un país que se encuentra en una situación vergonzosa en muchos aspectos.

Si bien China es desde hace tiempo un país que se identifica con el famoso "made in China", por mano de obra barata y explotada a más no poder, a esto se le suman hechos como la represión mediática que sufre, el recorte de libertades (recordad la censura de la versión china de Google, por poner el ejemplo más suave), la situación de desastres naturales que ha sufrido y su grave situaciónal respecto a la macabra ocupación del Tíbet. Digo macabra porque, por ejemplo, obligaban a muchos monjes y monjas tibetanos a tener relaciones sexuales en público. "Sólo" por todo esto ya creo que China es un país que tiene muchísimo que avanzar, porque la crueldad parece estar bastante presente.

Pero ahora llegan los Juegos Olímpicos y China se convierte en la anfitriona de todos los países participantes. Muchos periodistas ya han notado la personalidad política china cuando no les han dejado hacer su trabajo por el oscurantismo y la represión que el país mantiene, supongo que para proteger sus intereses (¿como el de la explotación laboral?). La decisión de elegir China como anfitriona me parece un gran error.

Aún hay más, eso sí, y quizá lo más vergonzoso. Aparte de todo eso de la recreación virtual de los fuegos artificiales, que más bien es una tontería, la gran muestra de la personalidad China (la política, ojo, que no critico a sus habitantes) es la elección de la niña que cantó en la inauguración. En busca de defender el "interés nacional", a la niña que cantaba no se le vio la cara. El director musical de la ceremonia, Cheng Qigang, declaró que, en su lugar, escogieron a otra que era "muy mona" para dar la "imagen correcta" al público y que hiciera playback. Esto pasó porque la niña que cantaba tenía la cara redondita y los dientes algo desalineados. ¿Hay que recordarles que tiene nueve años, con lo que eso implica? ¿Hay que darles una somanta palos por tratar así a una niña?

Me parece, sinceramente, que han dado la imagen correcta al resto del mundo porque esa forma de actuar es la más acorde con un gobierno que abusa de su poder de una forma tan descarada, que se permite invadir a un pueblo pacífico por la fuerza bruta y someterlos, que discriminó a las mujeres por el simple hecho de serlo, que hizo que miles de niñas acabaran abandonadas o muertas en vertederos, que no deja que sus ciudadanos aprendan y sepan de verdad qué ocurre en muchos aspectos...

A mí no me gusta demasiado el deporte, pero sí que suelo seguir los Juegos Olímpicos, por lo menos, pero este año voy a pasar "olímpicamente" ni de enchufar el televisor para verlos. Me parece vergonzoso que sea este país, en este preciso momento de su historia, el que reciba un acontecimiento de tal envergadura. Además, muchas de las naciones que han acudido no tienen buenas relaciones con China, pero ahí están; supongo que actuar de otra forma sería empeorar las cosas, pero lo que se merecen (en mi opinión, claro está) es que no vaya nadie.

Eso sí, la mejor forma de boicotear estos Juegos (no los juegos, sino a China) sería llevar todos los deportistas un brazalete como la judoka alemana, Yvonne Boenisch.

En fin, que espero que la organización sea un fracaso y quede el gobierno del país con el "culo al aire". También lo merecen quienes decidieran que era el país adecuado apra celebrar estos juegos.

La próxima, a ver si los hacen en Irak.

Publicar un comentario