domingo, 18 de mayo de 2008

CUADROS DE FAMILIA

En parte, si me gusta la pintura desde hace mucho tiempo (aunque no entiendo demasiado) y las artes gráficas en general es, supongo, por mi abuelo materno: César. Esta entrada será un pequeño homenaje para la persona de la que cogí el gusto por dibujar y pintar, aunque eso me valiese una frustración de muchos años al dárseme no demasiado bien.

Mi abuelo aprendió a dibujar y pintar de la forma en que muchos hemos intentado hacerlo sin éxito: con un curso por fascículos. Sí, un curso que por suerte ha aparecido de nuevo tras muchos años de creerse perdido vete tú a saber dónde. No lo voy a hacer, de todas formas, pero es un recuerdo muy valioso.

Durante su vida, mi abuelo tuvo la oportunidad de exponer en alguna sala, aunque sus cuadros y trabajos están en casa todos. Además de óleo (el caso de estos tres), también hizo tallas de madera, caricaturas, un tablero de ajedrez con todas sus piezas en madera torneadas, grababa nuestros nombres en los cubiertos de mesa y, en resumen, todo lo que le pasaba por las manos.

El primer cuadro que hay arriba está copiado de una postal, creo; aquí no se aprecia, claro, pero el lienzo mide más de metro y medio en horizontal. De este, me encanta la sensación que da tanto difuminado.

El segundo, enmedio, es un fragmento de una obra de Velázquez llamada Cristo en casa de Marta y María, que tuve la oportunidad de ver en el National Gallery en Londres.

Y por último, una calle de mi ciudad, San Vicente del Raspeig, pero de hace ya muchos años, aunque yo aún tengo recuerdos de esa calle así mismo. Lo que se vé al fondo es la parte trasera de la iglesia, a espaldas de la Plaza de España. Este lienzo tambiés es más o menos grande, ya que mdeirá algo así como un din A0.

Este último cuadro es el que más me gusta y que, algún día, espero que esté colgado en alguna de mis paredes.
Publicar un comentario