miércoles, 7 de mayo de 2008

EL PODER DE LA MENTE

A estas alturas de la vida, parece que la mente humana es uno de los elementos más inquietantes con que se encuentran los científicos (y personas en general) a la hora de fijarse en el funcionamiento del cuerpo humano. Tenemos una máquina de potencia muy superior a lo que llegamos a imaginar, capaz de hacer cosas que a veces nos pueden parecer de ciencia-ficción o incluso magia.

Una de estas capacidades mentales poco exploradas trata sobre el poder que ésta tiene para intervenir en procesos curativos. Según dicen los expertos, esto se consigue cuando el control de la mente sobre el cuerpo es mayor, cuando se empiezan a regular funciones no tan obvias como levantar un brazo.

El tema es muy amplio e interesante, pero me voy a centrar en un punto: la ciencia conocida como noesiología. Hay quien la define como una ciencia que estudia cómo funcionan y se desarrollan los procesos congnitivos, del conocimiento. Y de ese enfoque científico surge su aplicación práctica: la noesiterapia, que estudia las formas de curación, anestesia, etc., utilizando el poder de la mente.

En este campo, el doctor Ángel Escudero es una figura reconocida en todo el mundo. Este médico es capaz de ralizar operaciones de diversa índole, desde la más sencilla hasta la más compleja (y verlo, aunque sea en vídeo, impresiona) sin anestesia. Mientras él opera con la ayuda de su equipo, el paciente se encuentra en la mesa de operaciones despierto, perfectamente consciente y de muy buen humor. El estado de ánimo es algo que llama mucho la atención. Según el doctor Escudero, nuestra mente tiene el poder de controlar lo que nos sucede, siempre y cuando sepmos cómo hacerlo.

Al ver un reportaje que muestra operaciones realizadas así, la impresión es muy fuerte. Antes de la intervención, el doctor prepara a sus pacientes para que, con el simple control de su mente, sean capaces de no utilizar anestesia y, aun así, no sentir un ápice de dolor, de estar plenamente conscientes durante la operación e incluso cantar mientras el doctor opera.

Es impresionante.

Durante siglos se ha estudiado el cuerpo humano con detalle y hemos llegado a tener un conocimiento muy detallado de cómo funciona. Parece, no obstante, que sólo ha asomado la punta del iceberg y que, en toda la masa helada bajo el agua, quedan muchos secretos y capacidades de las que no somos conscientes; al menos no en el mundo moderno.
Publicar un comentario