sábado, 28 de marzo de 2009

EL BLOG DEL SUECO

A pesar de mi semi invalidez pasajera, que me hace escuchar muchas horas de radio al día, conocí el programa de radio "Asuntos propios" hará un par de meses y me gustó. No había oído halar de él, pero buscando uno que solía escuchar antes en Radion Nacional, me encontré con Toni Garrido (a quien ví por primera ve en la última edición de Caiga Quien Caiga, programa que no sigo, sinceramente) y un compañero suyo: Tom, el sueco. Y precisamente de Tom es de quien voy a hablar un poco.

Ahora que están de moda los blogs, estos cuadernos de bitácora cuya mayor utilidad parece ser la de combatir esa especie de aislamiento social al que nos lleva muchas veces la sociedad actual, en RNE no han dejado pasar la oportunidad de hacer blogs para muchos de sus programas,;no sé si para todos. Hoy, que me he decidido por fin a echar un vistazo por algunos, casualidades de la vida, me he topado primero con el de este sueco radiofónico.

La participación de Tom en "Asuntos propios" me parecen siempre bastante interesantes, en parte, porque parece alejarse un poco del dentro de lo planteado y da una visión distinta de algunos temas; una visión, por otra parte, que me parece muy acertada.

En el blog "Escuchar entre líneas", me ha alegrado encontrar artículos muy interesantes sobre temas tan dispares como el día del padre y su eminente relación con la carpintería, el suicidio de Marvin "Popcorn" Sutton, a quien no conocía o un artículo que me ha hecho reflexionar (y volver a los ánimos que me hicieron arrancar este blog) sobre cuál es mi "momento Blake".

No voy a decir mucho más, porque para eso es mejor que visitéis el blog en cuestión. Lo único que sí que voy a decir, Tom, es que hoy dormiremos una hora menos o unas cuantas más, da igual, sólo depende de si trabajamos mañana o no; por algo se tiene que regir el mundo, pero que sea por trabajo...

Por cierto, un par más de programas que me gustan bastante (todos de RNE, que me gusta que me interrumpan cada hora con noticias). La televisión, cada vez más lejos...:

Publicar un comentario