miércoles, 4 de marzo de 2009

TAN CARO COMO POCA VERGÜENZA

Vaya, viendo la fecha de la última entrada, me doy cuenta de que no le hago mucho caso al blog últimamente; que estoy muy en mis cosas. Pero, por suerte, hay días en que algo me saca de la rutina de darle vueltas a todo un poco y me encuentro con alguna noticia que me impacta. Para las pocas veces que enciendo la tele, hay que ver las cosas de las que me entero...

Han finalizado las elecciones vascas y gallegas y, claro, ahora es turno de negociaciones, de ver quién y cómo gobierna, etc. Vamos, hora de empezar los preparativos. Y me encanta comprobar que nuestros políticos son los ases de los preparativos. ¡Si es que somos lo mejor! Aunque en otros países son ya..

Hay que tener en cuenta que gobernar tiene que ser complicado (digo yo) y es muy aconsejable y necesario que todo esté en su sitio, que no queden cabos por atar. Y más ahora que estamos en un período de crisis galopante (si antes era desaceleración, ahora estamos llegando al punto muerto). Todo tiene que estar perfecto porque uno no puede gobernar de cualquier forma.

Así que el señor Feijoo se ha apresurado a tener el coche que ha querido. Que no es gallego, ¿y qué? Hombre, igual da un poco de palo que dijese que se compraría uno fabricado en Galicia (Citroën tiene allí instalaciones) y, al final, le trajesen de Francia uno de serie exclusiva y precioso, por cierto. Este hombre sí que entiende.

Como estamos en crisis, lo mejor es comprarse el coche antes de que el punto muerto llegue a siniestro total. Quizá es que no llevaba suelto (dinero de contruibuyentes y tal) y, ya puestos a tirar de talón, pues que sea bien hecho.

Pero claro, los periodistas son muy malos siempre y, como la gente habla por hablar y ellos se hacen eco (que expresión más periodística), van y agobian al pobre Feijoo con preguntas y preguntas sobre el coche. Porque él dirá: "Pero si es un coche", pero los periodistas no dejan de preguntarle y él dice que ya va siendo hora de dejar el tema.

Yo creo ya que lo único que no va a entrar en crisis es la vergüenza, porque de eso tenemos toneladas y toneladas, como para parar un tren. Encima pide que dejen de hablar del tema, después de gastarse un pastón que no es suyo, que lo paga el Estado, mientras el paro sube y sube a lo loco y hay mucha gente que ni tan siquiera puede cobrar el subsidio que le toca o la pensión. Aunque más que un tren, teniendo eso en cuenta, se puede parar un citroën C6 con cuero beige, madera, blindaje... Que, por cierto, lo del blindaje me llama la atención.

En el caso del presidente del Gobierno Central, entiendo que el coche sea blindado porque su posición sí es única y está sujeto a amenazas y algunos peligros. No sé, quizá en Galicia el presidente sea el objeto de todos los odios y rencores y quieran quitárselo de encima a mejillonazo limpio, que bien apuntado a la sien, tiene que ser mortal de necesidad.

En fin, que lo mismo de siempre: unos piden pan y otros tiran la comida.
Publicar un comentario