martes, 10 de junio de 2008

ODIO

La jornada de 65 horas se ha aprobado.

Si queríais que alguien confiase en Europa, estáis empezando a conseguir todo lo contrario. Ahora veo que todo aquél que llega a un puesto de poder como el que ostentan algunos mequetrefes se corrompe de forma inevitable, porque si no acaba corrupto, termina dimitiendo.

Muy bonito esto de estar en contra de esa normativa (España, Bégica, Chipre, Grecia, Hungría), pero eso no sirve de nada si el voto que luego se presenta es una mísera abstención. Si ayer escribía un comentario en un tono más o menos desenfadado, hoy estoy muy cabreado con esta gente sin escrúpulos. ¿Es que no podéis votar en contra o qué? ¿Tan poquito importamos que no lucháis por nosotros? Porque si va a ser así, os podéis quedar en casa, que nos afectará lo mismo.

Toda esta farsa europea me deja con la boca abierta. Si cada vez que se acercan las elecciones europeas nos dáis por saco por televisión, radio, prensa e internet para que os votemos, porque sólo así llegaremos a un futuro mejor, ahora hacéis justo lo que parece que pretendíais, en un principio: el poder, para unos pocos. ¿Qué clase de pastel es este, que no dejáis ni las migajas?

Habéis conseguido que nos distanciemos de Europa más de lo imaginable, eso teniendo en cuenta que algunos de nosotros pensábamos que se podría llegar a algo bueno. Así, lo único que veo ahora es que en vuestro interior sólo hay inconsciencia e hipocresía. Bueno, no, también está un amor desmesurado por el poder y por el dinero.

Desde este mismo momento he quedado más convencido que nunca de que el sistema está corrupto porque quienes lo integran actuáis de forma que así lo demuestra. Pero no sólo eso: esa corrupción avanza como una necrosis que paraliza el poder de reacción de quienes aún confíaban en los de "arriba". Pero está empezando por abajo, así que poco a poco vais a poder ver que el sistema ése que habéis construído se cae a pedazos por la indiferencia (eso, hasta ahora) o por la rotunda negativa de todos los afectados.

¿Hay que seguir el sistema? Aquellos "antisistema" a quienes atacáis ahora sí, ahora también parecen ser los únicos que llevan la razón en este asunto. El sistema es una jerarquía putrefacta que ya empieza a oler.

Estáis jugando con el presente y el futuro de todo el continente por puro capricho. ¿Qué flexibilidad en el trabajo ni qué chorradas?

Me decían hace poco que la única forma de hacer algo era votando, que sólo así se podría elegir el mal menor. Ahora me niego aún con más fuerza. Me resisto a pensar o a actuar de forma que lo que reine sea un mal menor. No volveré a votar hasta que no aparezca una alternativa clara y decente, que no es tan difícil. Y en esa alternativa no hay nadie de los que ahora están al mando.

Estáis ahí para facilitarnos la vida, pero os empeñáis en poner trabas y obstáculos que minan los ánimos de las personas al actuar contra ellos, contra vuestros electores y jefes, porque sois unos simples empleados de la gente. Trabajáis para nosotros, pero actuáis en vuestro único beneficioo.

El pueblo os ha puesto donde estáis; sólo espero que el pueblo os baje de ahí.
Publicar un comentario