martes, 29 de abril de 2008

HASTA LOS WEBS

Hoy he tenido el placer de leer otro e-mail de esos inútiles que no dicen ni una palabra de verdad y que te hacen perder un tiempo al que, aunque sea en el sofá mirando al techo, se le podría dar un mejor uso.

Y es que hay gente que parece disfrutar molestando a los demás inventando historias increíbles y de lo más emocionantes sobre alguna niña que tiene cáncer y reenviar el mensaje le aportará un centavo de dolar, o ese otro en que te avisan de Nigeria o algún país del estilo que tienen una herencia disponible para tí. O, si no, aquella pareja que se despide por última vez esa mañana y uno de ellos muere trágicamente; este último me gusta especialmente porque, debido a la muerte de uno de los enamorados, la gran cantidad de energías negativas que quedaron en el aire por el suceso descargarán toda su fuerza y sus ansias de venganza sobre ti, que no has reenviado el e-mail.

El que he recibido hoy dice algo como esto:

"¿Sabías que a través del Banco Internacional de Recopilación de Datos (INPA)
puedes consultar y ver tus propios datos del pasaporte o DNI, en Internet? Sin secretos, solamente con tu nombre. Todo el mundo puede ver tus datos: pincha en este enlace ( 1ª casilla nombre y 2ª casilla apellidos) Míralo antes de que cierren este vacío en la seguridad de tus datos. ¡Es muy fuerte, incluso tienen tu foto! ¿Qué pasa con la protección de datos?".

Pues bien, al leerlo ya me parece bastante asombroso eso de poder encontrar tan fácilmente los datos de cualquiera por internet; pero a saber. Yo lo único que puedo asegurar es que, cuando uno entra en una página que solicita estos datos, se suele firmar un certificado electrónico o se entra en una página protegida o cosas así. Pero eso es solamente desconfianza (y experiencia), así que me he puesto a buscar por internet sobre ese tal INPA; no lo he encontrado como banco.

Lo he dado unas vueltecillas a eso del acrónimo, a ver qué podría significar en inglés (si es del banco de datos europeo ese, estará en inglés) y no me sale nada parecido; le he dado muchas vueltas y no me encajan las palabras españolas con las siglas, sean en inglés, español, alemán o francés. No me encajan con ninguno de esos cuatro idiomas. Pero, claro, esto no significa demasiado porque puede ser cualquier palabra. Eso sí, cuando veo siglas suelo deducir de qué se trata incluso en esos otros idiomas.

Como seguía sin tenerlo claro (aunque lo que sí empezaba a confirmarse era la idea de que este e-mail, como tantos otros que la gente se dedica a enviar indiscriminadamente, es una chorrada), me he metido en internet a ver qué encontraba. Nada. Ya podéis buscar por ahí a ver si encontráis ese banco con esas señas, que a mi no me ha salido. No digo que no sea verdad porque puede pasar como con las meigas: existir, no existen; pero haberlas, hailas.

Pues nada, que al final me he metido en la web esa que decía el mensaje (no sin antes poner antivirus, firewall y esas cosas) y tiene una pinta de cutrex impresionante: las imágenes son pobres y no dicen nada, no sale ningún edificio o emblema oficial, no se encuentran las características de una página oficial, vamos.

En fin, que vaya estupidez.

Yo me he molestado en examinar ese e-mail porque me ha parecido curioso y muy llamativo lo que decían, pero de antemano he tenido bastante claro que todo era falso. Pero como ya van un montón de mensajes de este tipo, absurdos e increíbles, que intentan que pierdas el tiempo o te preocupes por chorradas o que le des dinero a alguien, pues lo he mirado bien para comentarlo aquí.

Lo que quiero decir, después de todo eso, es que ya está bien de no pensar. Ya no se trata de que uno tenga o no idea de internet y esté más o menos acostumbrado a navegar, sino de reflexionar. Si yo le digo a alguien que no tengo sangre, sino que funciono con una mezcla de Coca-Cola y baba de caracol, no iría esa persona por ahí contándolo.

Pues este caso es igual: antes de escampar un mensaje a todos los contactos de la agenda, todo el mundo debería preocuparse un poquito más por verificar el contenido. Y, normalmente, es tan idiota lo que dicen que no hace falta ni verificar: para ellos está la papelera, no la libreta de direcciones.

Por cierto: Hotmail no se cierra.

Publicar un comentario