martes, 22 de abril de 2008

SOMOS LA PESTE

Toca un poquito de protesta.

Como habréis visto los que os paséis por aquí de cuando en cuando, he publicado unas cuantas fotos tomadas en la playa. Las primeras que puse son de la playa del Carabassí, a continuación de las de Arenales del Sol, que ya comenté, pero la mayoría es ahora del Cabo Las Huertas: de ahí son Mar de Plata y Al mar, de la entrada MARES DE PLATA.

Pues bien, cuando uno va a la playa con la intención de estar un rato en un sitio bonito y tranquilo, libre de todo lo propio de una ciudad, espera justamente eso y encontrar paisajes como los de la entrada que he citado y como el de esta imagen:

Castillo de Santa Bárbara desde Cabo las Huertas.

No obstante, los humanos podemos llegar a ser una plaga que acabe por anegar el planeta ya no con mares de plata, sino con latas y basura. Siendo así, es mucho más normal que encontremos estampas menos evocadoras, pero mucho más propias de civilación e incivilidad:

Playa "clásica".

¿Alguien se ha fijado alguna vez que, ahora, hay papeleras en las playas? Es antiestético a más no poder: un tubo de metal pintado de azul (como si se viese menos...) clavado en mitad de una playa preciosa, con una triste bolsa de plástico colgando desnuda y rota. A ver si los responsables de estas papeleras buscan el significado de "impacto ambiental", porque veo que ni lo han oído siquiera. Me explico: la papelera es fea, la bolsa es fea y además hace viento (en un aplaya viento, qué raro, ¿no?) y el plástico acaba por salirse del sitio, romperse y esparcir la basura por todas partes.

Elegante bolsa que estropea el paisaje.

Es feísimo. Pero más aún lo es el hecho de ir caminando y encontrar: latas de cerveza, papeles, envoltorios varios, preservativos, etc.

"Somos la peste", como dice un amigo mío.

Publicar un comentario