jueves, 27 de marzo de 2008

MIERDA DE MUNDO

Últimamente leo muy poco; es algo que quiero empezar a remediar, eso sí. Pero es que nunca encuentro el momento idóneo para ponerme a ello: o es ya muy tarde (me gusta leer en la cama), o estoy viendo una película interesante o tocando la guitarra o algo así. Cuando el tiempo libre escasea un poco, encontrar momentos para algo es a veces difícil.

Hay mucha gente que remedia esto de no encontrar un rato para leer de una forma muy "higiénica": leer en la comodidad de un buen retrete. En invierno, no veas que gustito.

A mí, como ya he dicho, me va más la comodidad de la cama y ese ambiente relajado, con la luz justa y cosas así. Pero eso sí, en cuanto ocupo ese trono de porcelana, mis manos y mis ojos se compenetran a la perfección para encontrar algo que leer. Lo mismo vale la biblia que cualquier bote de champú. Como no tengo ni libros ni revistas en el baño, es más bien ese segundo caso el que se da.

Hubo una temporada que hasta pensé en estudiar químicas. No, en serio, que para mí los ingredientes de un bote de gel de baño no esconde misterios.

Y es que es verdad: a mí no me gusta nada leer en el baño, pero muchas veces cojo los frascos que hay cerca; y no soy el único, que le pasa a mucha gente.

Así que nada, el mundo sería mejor si cagásemos un poco más.
Publicar un comentario