domingo, 18 de enero de 2009

LA NOCHE DE LAS BESTIAS

Normalmente me da por escribir en prosa, pero de vez en cuando sí que se me ocurre alguna cosilla en verso. No tengo ni idea de poesía, pero igual eso me hace escribir lo que quiero sin pararme a pensar en si está bien, mal o tiene algo de correcto.

Así que, nada, aquí dejo un texto más bien oscuro (o bastante, depende de cómo se entienda) que puede significar una cosa o todo lo contrario: La noche de las bestias.

El reino de la luz se muere

y todo lo que nace bajo el Sol es yermo.
Las sombras se violentan
y destrozan los sonidos. Silencio.
Sólo observo la negrura
y desangro a dentelladas lo que puedo,
que, sin alma, aire y pausas,
queda libre y campa sordo el miedo.
Me escucho y me embeleso
en ese grito congelado desde páramos desiertos.
¿Y la brisa? Ha parado;
avanzo asesino a devorar lo que me encuentro.
En el fondo y ante todo,
descerrajo un corazón que clama muerto
por un segundo de paz,
por dejar de sufrir la tortura del pensamiento.
Publicar un comentario