miércoles, 21 de enero de 2009

COMPRAR DENTRO

Hoy he oido al ministro Miguel Sebastián por la radio cuando decía que hay que comprar, y consumir en general, productos españoles. Esto ayuda a la economía del país para que el dinero circule dentro de España y crezcamos en ese sentido. Yo estoy muy de acuerdo en que hay que hacerlo así.

Ha dicho, por ejemplo, que a la hora de irse de viaje, es mejor elegir destinos interiores en lugar de irse fuera, ir por ejemplo a esquiar a Sierra Nevada en lugar de ir a los Alpes. Bueno, no creo que dónde ir a esquiar sea un problema para la mayoría en estos momentos.

Como digo, estoy de acuerdo con esas medidas, pero también hay otros factores que hay que contemplar y que, hace poquito, me dejaron bien claros: hay que poder permitírselo. Uno nunca piensa en todas las facetas de un problema; está bien que haya alguien para recordarle que la realidad es más amplia que las miras.

Eso de que hay que poder permitirse gastar el dinero en "producto español" no significa otra cosa que, en muchas ocasiones, los productos de fuera son mucho más baratos que los nacionales y, conforme están las economías domésticas (las más improtantes, según creo), a mucha gente le gustaría comprar algo fabricado en España antes que el mismo producto made in China, por decir un país. Aunque ahora China ya manda a fabricar a países con mano de obra aún más barata...

Por ejemplo, yo estuve en Dublín hace un par de semanas. El billete de avión me costó, entre ida, vuelta, tasas y todo lo que haya que incluir, solamente 55 euros. Si, en lugar de elegir Irlanda como destino, me hubiese ido a Barcelona, donde podría haber visto a un par de amigas que viven allí a las que tenía ganas de ver, ese avión me hubiese costado nada menos que 150€. Y no lo digo por decir, que este verano fui y me salió por eso. Puedo decir que, en el viaje de tres días a Barcelona que hice en Agosto me gasté el mismo dinero que dos personas en Dublín. Me hubiese gustado repetir destino, porque Barcelona me parece, además, mucho más interesante que la capital Irlandesa; pero hay que podérselo permitir.

Así que, está bien decir que hay que gastar el dinero dentro del país para favorecer nuestra economía, pero resulta que, en gran cantidad de situaciones, sale mucho más barato comprar fuera. No es que la gente quiera hacerlo, es que no queda otra opción.

Puede que quienes aconsejan no tengan a nadie que les haga ver toda la realidad, aunque creo que deberían. Quizá lo que deberían hacer es que nos resulte, efectivamente, mucho más aconsejable consumir lo que nosotros mismos producimos.
Publicar un comentario