martes, 11 de noviembre de 2008

DULCE ESNOBISMO

Vivimos en un mundo lleno de teconología por todas partes. Las cosas han cambiado mucho en los últimos años y, ahora, hay una máquina o un "recurso" teconológico para cada tarea o necesidad. Si queremos fregar, por ejemplo, tenemos el mocho (gran invento para no arrodillarse y tener la espalda hecha añicos); hay lavadoras para lavar la ropa, lavavajillas, teléfonos móviles, transbordadores espaciales y miles de inventos así.

Además existen los ordenadores, que son la madre de toda la tecnología actual. Cualquier aparato electrónico que compremos, lleva microchips, resistencias, placas y un montón más de cosas diminutas que hacen algo remotamente parecido a pensar. Y eso, que parece una tontería, no lo es tanto para algunos.

Últimamente he visto la televisión un poco más de lo que suelo y me he dado cuenta de que hay un anuncio que sigue sin cambiar: el de los bombones estos tan exclusivos, redondos y doraditos. Antes los anunciaba la ex de Julio Iglesias y eso era algo que daba mucho glamour a la marca. Ahora se vé que pasa de anunciar bombones y estos se han quedado sin patrocinadora de clase y alta alcurnia.

Pero hay otra forma de que los simples mortales sepamos que estos bombones son lo más de lo más, los reyes de todos los bombones, la clase alta del placer chocolateado, el elixir de los dioses en bolitas negras. Bolitas negras, eso me da otra idea... Y esa forma de decirnos que estos bombones son de lo que no hay es con el anuncio este de cada otoño en que nos dicen que no, que no hay bombones de esos (y, por lo tanto, la pastelería está vacía del todo porque se vé que no tienen nada más) porque el calor no les sienta bien, así que en verano no se venden.

Me gustaría decirles a los señores de la marca y del anuncio que existe otro invento, fruto de la tecnología más puntera, que se llama nevera. Sí, en serio, que es algo que mantiene los alimentos fríos incluso con el calor más asfixiante del verano más insoportable del mundo. Si no las conocen, no estaría mal que las probasen.

En serio, que yo como pasteles incluso en verano. Es más, ¡hay gente que come helados! Igual esto les sorprende demasiado y optan por no creerme, pero lo digo con la mayor sicneridad: las neveras aguantan. No sé qué clase de chocolate llevarán sus dulces, que igual es una fórmula también muy exclusiva que se derrite de mirarlos...

No entro en comentar que hay congeladores porque igual ya alucinan...
Publicar un comentario