viernes, 28 de noviembre de 2008

CRISIS

La crisis es el tema del momento. Desde luego, no es para menos porque está haciendo estragos y muy importantes. Con el subidón de las hipotecas y conforme se está poniendo todo, mucha gente se ve muy ahogada y, muchos también, obligados a dejar su casa y vivir como pueden. La cosa parece un desastre, sí.

Pero, aparte, también hace un tiempo que veo que la gente que me rodea también parece sufrir sus crisis personales y verse en una especie de caos. No es tanto una impresión como que he pensado en lo que ha ido pasando tanto en mi vida como en la de quienes conozco y la gran mayoría está pasando por unos momentos, cuando menos, delicados.

Es normal pensar que las dificultades de dinero y trabajo sean el motivo, pero también me he dado cuenta de que le ha estado pasando a otras personas que tiene la vida resuelta, hablando de dinero. Como si el ánimo general de todo el mundo estuviese muy bajo. igual es eso de que los estados de ánimo se contagian.

De todas formas, una crisis, sea del tipo que sea, sirve para examinar lo que ha estado sucediendo o lo que se ha estado haciendo y entonces se da la oportunidad de rectificar. Para eso se reunía el G-20, ¿no?

En el plano económico tienen que reformar muchas cosas para que la cosa cambie y pueda funcionar. Puede que, en el plano personal, todo el mundo deba hacer lo mismo.
Publicar un comentario