sábado, 9 de febrero de 2008

ME VOY A ECHAR UNA NOVIA RICA

Como habrá notado quien lea el blog de forma más o menos regular, se habrá dado cuenta del descenso en el ritmo de publicación de entradas. Esto se debe en parte a la visita que comentaba en la entrada anterior a esta, pero ahora hay otra razón que me impide con más fuerza lo de escribir mis cosas y ocurrencias aquí: tengo trabajo.

Y, si no fuese porque acabo de llegar (desde las 16 que salí de casa directo para allá) y que no he tenido tiempo de sentarme y de cenar, hasta escribiría algo, que reflexiones me pasan por la cabeza muchas y todos los días. Pero el curro este cansa. Espero que cambie.

De todas formas, a ver si después del fin de semana, que se trabaja mucho más, encuentro un ratillo y digo algo, que trabajar también sirve para ver cómo se comporta la gente; y de camarero, más todavía.

En fin, que nos vemos.
Publicar un comentario