miércoles, 27 de febrero de 2008

ENSUEÑOS FANTASMALES

Hoy rescato otro trocito de aquello que se llamó Musicultural, y es que para muchos de los que conocen Opeth, Damnation (2003) es el mejor disco del grupo, si bien rompió la tónica seguida hasta entonces y desarrolló al máximo las canciones tranquilas -incluso acústicas- que hay en cada disco.

No obstante, yo casi siempre prefiero escuchar el Ghost Reveries (2005). pero antes de entrar en materia, quiero advertir a todos aquellos que sean sensibles a voces guturales y gruñidos que en este grupo -sobre todo en sus primeros trabajos, eso sí- la voz ronca es norma. A mí, sinceramente, tampoco me gusta demasiado eso, pero sí que sé apreciar que en esos pasajes se destilan unas sensaciones y unos sentimientos bien distintos de aquellos en los pasajes tranquilos. Para que me entendáis: la energía que despide la voz gutural es distinta y me encanta.

Dicho esto, al tema. Ghost Reveries es un disco potente en su mayor parte: canciones largas, pasajes interminables de riffs de guitarra sorprendentes, baterías contundentes, etc. Esto lo encontramos ya en la primera canción, Ghost of perdition, que comienza casi de repente tras una breve introducción de guitarra limpia y clara que se adentra de golpe en un mar de distorsión y voz distorsionada. Tras unos minutos en que se suceden partes duras con otras más suaves o incluso ambientales (otro punto fuerte del grupo) llegamos por fin a la parte tranquila, que dura unos minutos más y desemboca en un solo. Así continúa la cosa hasta completar los más de diez minutos de la canción. Como apertura no está mal, pero si tenemos en cuenta que luego siguen canciones mejores y más largas, la boca se me hace agua.

The baying of the hounds y Beneath the mire son también dos grandes canciones (segunda y tercera, respectivamente). En estas dos canciones sólo voy a comenta run par de momentos que me gustan bastante: en la primera de ellas, hay un pasaje de voz tranquila q lleva a un solo en que la melodía de la voz me encanta no sabría decir por qué, pero el caso es que deberíais escuchar ese pedacito y lo que va a continuación; en la segunda, en el minuto 2:30, empieza un ritmo de guitarra muy entrecortado, como si se parase la acción y de repente cambia el ritmo de la batería hacia algo más continuado y todo cobra un ritmo más acelerado.

Y si alguien quiere que destaque algo más, en Reverie/Harlequin Forest (5ª canción) fijaos en cómo se introduce la voz distorsionada, avisando con un rugido antes de empezar a cantar. Es un cambio de textura bastante bueno y que queda muy bien integrado en el resto de la música.

Para no extendeme mucho más, las canciones más cortas (abajo está la lista) son un cambio brusco, una oposición radical a los temas más duros, pues no tiene nada de distorsión y los ritmos son tranquilísimos. En especial, destaco Atonement, que tiene un fondo medio árabe que no está nada mal.

En fin, si tras leer esto a alguien le entran ganas de empezar a escuchar algo de Opeth, yo recomendaría que no empezase por este disco, sino por Damnation. Pero si ya estás acostumbrado a grandes dosis de distorsión y voces de ultratumba cualquier disco valdrá, pero teniendo en cuenta que el la evolución del grupo se nota en el aspecto musical, por lo que Ghost Reveries es el más maduro de todos sus trabajo.

Ghost Reveries:

01. Ghost of Perdition 10:26
02. The baying of the hounds
10:38
03. Beneath the mire
7:57
04. Atonement
6:28
05. Reverie/Harlequin Forest
11:38
06. Hours of wealth
5:17
07. The Grand Conjuration
10:15
08. Isolation years 3:45

¿Unos vídeos de Opeth en Youtube?

Publicar un comentario