martes, 3 de agosto de 2010

SOBRES DE PLATA

"Esta noche me encuentro perdido y dejado de mano del recuerdo. Abandonado a mi propia suerte, aquella de todo lo que vive en soledad y en tiempos muertos. Esta noche me encuentro desbordado de ansiedad y de esa tristeza que no se cura, de la que viene del pasado y se enreda en la locura de un mundo vacío e inerte.

A lo lejos, sin embargo, se ve una jauría de palabras que vienen a por mí. Por primera vez y única, no quieren destrozarme con sus maldiciones y sonidos profundos. Se acercan y las contemplo al invadirme porque esperaba que me devoraran; pero no. Estas palabras nuevas —¡y tan antiguas, ocho años ya!— vienen en sobres de plata desde tierras lejanas, de un corazón conocido. Les susurro que se acerquen y lo hacen, y en ellas veo el brillo del acento perdido, pero no olvidado; jamás olvidar. Se me desperezan los ojos y se empapan de alegría, de añoranza, de recuerdos, de ilusión y de nuestras vidas, en un instante revividas. 

Ni desaparecí, ni lo quería, aunque no dijese ya nunca nada; el aire aquí es ahora espeso, aunque no lo sepas, y todo ha cambiado de lugar, de aspecto y de tiempo. Durante un momento en la noche, se ha hecho la luz y el sol del sur brilla por fin en mi norte frío y desierto. Va a subir la marea y se lo va a llevar todo; tras de sí mis tristezas y agonías, mis colores apagados y mis ansias de algo nuevo. Te echo de menos igual que a todo el tiempo que ya no pudimos pasar juntos. Que por lejos, por distante, se ha reducido un breve momento el mundo. 

Aunque la amargura pueble hoy mis borracheras, me has recordado que fui quien hoy no he sido, quien he olvidado y a quien casi he perdido. Con solamente unas palabras escondidas en sonrisas de plata, he visto el Sol nacer en mitad de la noche y la luna seguir a su lado; se hablan y se cuentan lo mucho que todo ha cambiado. El futuro impredecible florece inesperado en dos hemisferios distintos de un mismo planeta que una vez siguieron juntos caminos diferentes, pero juntos. 

No habrá sorpresa alguna cuando aparezca, a miles de kilómetros de aquí, con una sonrisa tan amplia como la última vez que te vi. Y apareceré, lo juro."
Publicar un comentario