domingo, 8 de mayo de 2011

(...)

"Me voy a callar todo lo que te quiero decir esta noche, tanto por seguir siendo yo como por negarte el placer de las palabras vacías acostumbradas. Aunque, si algo he podido rescatar y sentir como propio, es que de mi boca nunca sale algo carente de sentido y de, además, otro significado. Perdido, ausente o encerrado, acaba finalmente mezclado en el humo, volando inerte en el aire que no respiras y muriendo ignorado. Y para flores, ya existen aquellos que no sienten ni muestran, que callan o defraudan, aquellos que llegan alto en la vida hasta que todo queda derrumbado una buena mañana; flores yermas que despojan de virtud a las cosas más sagradas. 

Y yo —que por no estar, ni te respiro— dejo pasar el incienso del deseo que, con mis intentos, se deshace en el aire, inundándome por completo el pecho."



Publicar un comentario