miércoles, 15 de julio de 2009

EL ASESINO

"Sólo quiero que me expliques cómo lo has hecho. Parecía que todo iba bien y las cosas se ordenaban, que todo estaba claro y dejaba de importar. Y, de repente, el cielo empezó a agritarse y caer en pedazos. Lentamente la luz se fue apagando hasta convertirse en un resplandor lejano que ha hecho que el mundo se suma en un ambiente macabro, deprimente y desértico que encierra en penumbra todo lo que alcanza la vista.


Al mirar hacia abajo intentando reconocer el lugar donde me encuentro puedo ver la segunda sorpresa. El último instante que recuerdo antes de este cielo color ámbar era brillante, templado, tranquilo; lo siguiente que veo es el cadáver de una mujer tumbada a mis pies. El corazón, a punto de reventar y acelerando sin cesar, se me para un instante en que el tiempo se congela y las imágenes se graban con mucha más fuerza en mi recuerdo. La imagen de la chica muerta no desaparecerá jamás.


Ahora, por tu única causa, tengo que pelear con instintos voraces que intenan despedazar el cuerpo de mi pecado. No dejaré nunca que esos vientos negros cargados de ira, angustia y redención se lo lleven de mi lado. Pase lo que pase, me enfrente a lo que me enfrente.


El cadáver, resultado de todo este tiempo en que mi memoria ha estado en blanco, en que mi cuerpo se negaba a obedecer y mis palabras se envenenaban de inconsciencia, es el de la única persona que ha conocido la realidad tal cual me atormenta verla. Nunca, por lo que más quiera, me arrebatarán el recuerdo de mi torpeza.


En cuanto venga el olvido, le arrancaré la piel hasta dejarlo desnudo e indefenso sin ese manto invisible que cubre lo más valioso, y lo despedazaré si intentar llevarse de mi lado mi propia penitencia.


En cuanto venga la muerte, abrazaré la prueba de mi debilidad y renunciaré a contemplar el futuro de mi desesperación.


Ten en cuenta, y nunca te olvides de lo que te digo, que te espero pase lo que pase. Aunque no esté más en este mundo que me toca, sabré en qué lugar te encuentras y desobedeceré todas las leyes que pueda para alcanzarte. En cuanto seas mía, no seré nada y todo tendrá sentido."

Publicar un comentario