jueves, 14 de mayo de 2009

PELÍCULAS POR CASUALIDAD

Las casualidades me parecen un fenómeno muy curioso. Cada uno que lo llame como quiera: casualidad, destino, coincidencia, azar... pero sigue siendo algo intrigante.

Ayer, por ejemplo, me encontré por casualidad con una chica que hacía dos años que no veía, justo un par de semanas después de que volviésemos a tener contacto. Me parece curioso.

Pero, además, la semana pasada me quedé viendo una película que hacían de madrugada en la tele porque leí el argumente y me pareció lo bastante extraño como apra quedarme: un hombre se enamora de una muñeca tamaño real, se divorcia de su mujer y, en fin, pasan cosas "poco usuales". Así que me quedé en el sofá todo lo que duró. Aluciné bastante, pero como me gustan las películas cuanto más extrañas, mejor, me lo pasé bastante bien.

No recuerdo el título, pero me quedé con la impresión de que el actor principal era bastante bueno y en las cosas que le tendrían que pasar por la cabeza al hacer películas de ese tipo; tampoco me quedé con su nombre.

Lo curioso es que hace también un par de semanas que se me pasó por la cabeza ver una película que ví de pequeño y de la que guardaba buen recuerdo (supongo que porque tiene que ver con comida y me pilló en una de mis épocas de querer ser cocinero). Así que hoy la he visto: La gran comilona. Vaya sorpresa me he llevado al ver que el primer actor que aparece, prácticamente, es el mismo que el de la película extraña del otro día: Michel Piccoli. Hoy me enterado, así, de que la película de la muñeca se llama Tamaño natural.

Me gusta se den estas coincidencias, es algo que despierta mucho mi interés. Algunos dicen que nosotros mismos somos quienes atraemos las cosas o lo que nos sucede (como la autora del libro El Secreto, aunque me parece una explicación demasiado simplista para lo que trata). Cada uno, como siempre, que piense lo que quiera.
Publicar un comentario