miércoles, 19 de abril de 2017

TANTO

"Todo ha estallado. De repente, sin quererlo y sin haberlo podido evitar, el mundo se ha resquebrajado en mil y una grietas que no soy capaz de tapar. Una luz extraña se cuela entre las rendijas de quien no supo mantenerse en la apatía, en el no saber y no querer, en el que todo se dejase llevar. Una luz extraña que, aunque nazca de lo más hondo, no ha podido calar lo suficiente. Como resultado, unas lágrimas brillantes que nadie ha podido ver, que nadie jamás contemplará; son castigo único que no se ha de compartir. Heridas que se abren en el corazón sin poderlo evitar, sintiendo el fin acercarse poco a poco. Y esos ojos...

Lo siento.

Desde este lugar ya no es posible mirar hacia atrás y ver que nada ha sido mentira, que todo es tan excepcional... ¿Por qué no puede serlo más? Pero no puede. El cielo cae ante el peso de la decisión que no se puede tomar, nubarrones arrojándose al suelo con el ímpetu de morir en una mezcla que no sabremos comprender, de tierra y aire, de elementos que nunca se puedan juntar mas que en un inesperado momento, en ese en que nos encontramos y te quise. Ese momento, ese que ha unido lo que jamás hubiese esperado; ese que fue tan parte de mí, que nunca lo podré dejar a un lado en un sólo pensamiento.

Y aún así...

Aún así me duele no quererte más cerca, no poder ver un futuro que comparta más que mi visión, confusa y esclava de mil y un pensamientos que giran sin cesar, perdidos en un horizonte que estoy convencido que nunca serán capaces de alcanzar. Moriré solo, no hay idea distinta en este cielo negro en que la ausencia de lo que quiero se convierte en el amor por lo que no puedo desear. No necesito de libros para contemplar de cerca cualquier anillo del infierno. Quedaré para lo eterno escuchando atento al viento, queriendo como oír aquél miserere, esperando el segundo correcto en que dejar de sentir.

Y lo siento, y te quiero tanto..."




Publicar un comentario