jueves, 27 de mayo de 2010

PERDIENDO EL TIEMPO

Donde pasan los días,
donde esperan las mañanas...
allí espero tan quieto como el aire,
tan pegado al suelo
que
bebe la hierba de mi sangre.
Tan quieto, tan ausente... que no soy nadie.
Publicar un comentario