domingo, 17 de enero de 2016

TIEMPO

"De una cara alegre, de ojos abiertos y pelo recogido como nunca antes había visto, surgieron de repente las ideas de un sueño que hilaría cuentos nunca antes escritos. De un segundo ante un puerta abierta, el leve girar antes de salir, ese instinto que obliga a mirar por si hay alguien ahí... De un vistazo sin apenas pretenderlo, de un inevitable movimiento en el curso de algo todavía no inventado...

De esos cuentos nunca escritos, de todas esas palabras que aún no se han juntado, solamente el tiempo decidirá la existencia. Mientras tanto, sentado en el borde de una idea, el pensamiento, paciente, tranquilo, sereno... espera."
Publicar un comentario