sábado, 23 de enero de 2016

DE AQUÍ A LA ETERNIDAD

"De aquí a la eternidad hay poco, tan sólo unos centímetros entre plato y plato. El tiempo, tan distendido en el espacio, se alarga en las palabras que quedan en el aire momentos antes de morir, o nacer. Hasta la eternidad siempre mientras un sentimiento se obsesione con seguir adelante, con el más leve movimiento de unos párpados que miran indefectibles en otra dirección.

Hasta la eternidad siempre. Siempre y todo aún cuando la mano del respaldo de esa silla se alejaba involuntaria ante la cercanía de otra, extraña. Cómo decir en ese momento... Simple tacto impertérrito en busca de una conexión inexistente. Y, si es por tacto, es por ti; por un movimiento en avanzada que acerque la mirada más distante. Y, si es por distante, es por ti, por no haberte conocido nunca, por ser el reflejo de lo escrito, aquella a la que tanta veces le hablé sin haber existido. Si es por eterno, es por mi, por los silencios que dejan miradas buscadas al menos de una parte.

De aquí a la eternidad sólo hay un paso. Y ese, tan poco pensado como presente en los deseos, crece y se hace hueco en una memoria aún no vivida, aún en cadencia de aquello que se desea experimentar. De aquí a la eternidad, y todo con un gin tonic, ahogados los recuerdos de un pasado inexistente en un presente inestable que acaba de empezar a cenar. Y después...

El después es el misterio de una calle empedrada del más duro silencio,de ocurrencias a destiempo que intentan brillar en tu camino a casa. El después, tras unos pasos mal dados al calor de un sol que hoy alumbra, se transforma en un ahora de noches de luna impertérrita, de ausencias y recuerdos, de pasos encaminados hacia un futuro que no se sabe donde estará. 

El presente, mal vendido ante la ausencia de emoción, se arremolina ante los ojos de un destino no buscado, perdido entre las pestañas de lo desconocido, tan cercano como ausente en esta noche en que la calle se hizo corta, en que el tiempo se hizo corto, en que todo se resumió en una sonrisa y un leve contacto en el respaldo de es la silla que, desde hoy, recordará las traza de tu olor."
Publicar un comentario