martes, 5 de abril de 2011

MOMENTOS

Del sueño más profundo a la luz de un día cualquiera y encontrar de repente, donde nadie lo había dejado, un mundo. Abrir los ojos y dejar callado el pensamiento; la impresión corta el aliento de este nuevo despertar. Y girarse y ver unos ojos al lado que te miran diferentes, fijos y atentos, no se pierdan una señal. Respirar en el aire los olores de los recuerdos más guardados, más secretos, de esos que ni uno sabe encontrar. Sonreír por la mirada y sentir que ese es el sitio, que es allí donde quieres estar.

Sonreír, al fin y al cabo, por tener momentos así.
Publicar un comentario