lunes, 25 de julio de 2016

NO LO MERECES

"No mereces nada. 
No mereces el agrandarse de mis pupilas cuando te veo aparecer. 
No mereces estas manos temblorosas al tocarte, al abrazarte... al imaginar que lo hago.
No mereces la respiración entrecortada que no me ha abandonado un sólo día desde aquella noche luminosa en que nos encontramos.
No mereces los miles de pasos dados en tu ausencia, esperando encontrarte en cada rincón.
No mereces la infinidad de segundos que mi atención se desvía en un sueño jamás tenido en el que el centro de todo eres tú.
No mereces las palabras que sangran lo más interior con tal de aliviar ese dolor tuyo que, aunque comprendo, no está en mis manos aliviar.
No mereces las sonrisas furtivas que no puedo ocultar al ver tus ojos acercarse calle abajo, ni aquellas que me endulzan la espera, sentado en mi coche con la única compañía de la música que he elegido para ti.
No mereces los pensamientos de tanta alegría que desatas en mi imaginación.
No mereces que el mundo sea tan tuyo, cuando ni una sola señal da muestras de regalármelo de vuelta.
No mereces esos silencios tan bonitos en que no nos decíamos nada con la boca, en que los ojos hablaban y expresaban tanto...
No mereces estas luces de la noche que te hacen, si cabe, todavía más preciosa.
No mereces que mis ojos se claven únicamente en los tuyos aunque no estés, ojos de gata. 
No mereces la tinta que he derramado en noches en que no podíamos dejar de hablar.
No mereces que nadie más haya tenido importancia en tanto tiempo, que nadie te llegase a la altura de las suelas de los zapatos.
No mereces toda la emoción al tenerte sentada a mi lado, sonriendo y feliz, como te hubiese querido ver siempre.
No mereces el dolor que sentí al verte llorar desconsolada, y tanto que fue...
No mereces mi intento de hacer algo tan bonito para que lo vivieras.
No mereces el vacío que lo llena todo cuando desapareces.
No mereces esta desesperación tan controlada en que una sola palabra tuya puede calmar mi corazón a la deriva.
No mereces estos días en blanco en que nada ocurre porque no estás tú.
No mereces la desilusión de todo aquello que tanto me costó ganar.
No mereces que empiece y acabe los días contigo en la cabeza, te escriba o no.
No mereces que todos vean cómo acaba lo que nunca hubo empezado, porque ni tan siquiera lo comprenderán.
No mereces que crezca a tu lado, que me haga más sabio solamente porque estás.
No mereces que todos mis esfuerzos por hacerte feliz, por verte sonreír, tuvieran éxito en su justa medida.
No mereces que salga de la nada y te pregunte, que te acompañe y sepas que tienes dónde llorar.
No mereces este fin de los días que no han empezado.
No mereces el dolor de ver cómo te alejas, cómo no hay otro remedio porque de alguna manera tengo que descansar.
No mereces tanto, que te lo hubiese dado todo sin pensarlo ni un segundo. 
No mereces tanto...

Y, sin embargo, te quiero."
Publicar un comentario