viernes, 22 de junio de 2012

DISTANCIAS INTERIORES

"Poco a poco, sin querer, sin evitarlo, otros mundos se acercan hasta el roce y uno, tan trabajado, con tanto esfuerzo dedicado, levanta el vuelo y se despide de la razón. La estupidez inunda y aleja el brillo de lo sagrado para convertirlo en el sudor más trasnochado, más fruto de una necesidad descontrolada y un fuego que no se apaga. Y dan igual el azul y el resto de colores; da igual el empeño, no importa el esfuerzo y no es nada la preocupación; todo pierde el sentido y así lo pierdo todo yo. 

A soñar, sin más remedio.

Sin embargo, soñar me sale caro. Tanto cielo en esta noche y tanta estrella... Y cada día más oscuro. A ver si apareces en algún brillo o te veo pasar. Pero, nada; nadie. A esconderme otra vez en mi agujero, bien tapado hasta la cabeza para no poder respirar. Que falte el aire, que falte el sueño, a ver si entre imágenes, recuerdos e invenciones consigo abandonar el cuerpo que me lo impide y, de alguna forma, te puedo alcanzar.

Sól o llegan los mensajes, sólo el aire y la nostalgia, solamente un cariño lejano desde tu ciudad, aquella que siempre me queda por vivir. Iré cuando no haya nadie, a ver si así evito naufragar en ese sin ti que me coarta, que ya hasta me impide soñar. Tantas estrellas en el cielo para solamente poderlas mirar... Tanto cielo, tanta noche en la que no estoy, en la q ue se pierden sentimientos que he tenido y que decidí olvidar...


Por mi bien, olvidar es lo que toca; por el tuyo, deberías meditar y mirar hacia adentro. Yo no estoy en cualquier parte, mucho menos en el mar que sacude tu atención hasta otro sitio, que me deja anclado en las luces de tu ciudad."
Publicar un comentario